lunes, 6 de octubre de 2008

RECUERDO DE UNA NOCHE EN QUE OS ENVIDIABA PORQUE NO SOIS YO

Trato de no perder el control. Me siento inseguro. Miro a mi alrededor, parece que todos disfrutan. Procuro aparentar suficiencia. No intento disfrutar; intento disimular que no se como hacerlo.

Control. Control.

Observo a alguien que parece más tenso que yo. Me lanzo a su yugular. Me burlo. Creo que así intento salvarme, sentirme mejor del único modo que conozco. Uno que nunca funciona. Marta me ha oído. Me mira desde sus ojos vidriosos. "Tu juzgas", parece querer decir algo más. Mueve la cabeza lentamente hacia los lados, negando, renegando. Se encuentra en un lugar que para mi es un misterio. Apoya su cabeza en mi hombro con cariño, con comprensión. "Juzgas, juzgas". Comienza de nuevo a bailar, sin seguir el ritmo de la música. Mucho más lenta. "Ese es tu problema".

1 comentario:

María Serna Aguirre dijo...

Cada vez me gusta más leerte. Esta forma tuya de sentir es un misterio, un descubrimiento.