jueves, 17 de marzo de 2011

RITUALES

En Panamá llevo mis rollos a revelar a Foto Charlie´s en Bella Vista, el único laboratorio que queda en la ciudad. Es un establecimiento familiar, modesto, donde no parece que tengan gran volumen de trabajo. El revelado de 35mm cuesta 1 dólar y el de 120/220 sale 2 dólares. Me entregan la película enrollada, sin protección, metida en una bolsa de papel blanco. Cada vez que me ve entrar por la puerta, el chico se rie, creo que les estoy dando más trabajo del habitual. La primera vez pregunté si era un servicio profesional, de confianza. La cajera me dijo que que normalmente iba todo bien, pero que de vez en cuando la máquina se pone rara y se come los rollos, o los deja hechos un desastre. Está bien, dije, vamos a ver que pasa. Por ahora todo bien.


Es un ritual que me parece mágico. Salir a fotografiar, volver cargado de rollos y de ilusión y acercarme dando un paseo a ese lugar donde me llevo unas bolsas que son como de almacen norteamericano de los años cincuenta, parece como si fuera a por tabaco y unas cervezas, pero me traigo mis fotos ahí. Tiene mucho que ver con lo que estamos fotografiando aquí JM y yo, un mundo que ya no existe, un estilo de vida donde los detalles eran muy simbolicos y remitían a una sociedad incrustada y aislada dentro de otra. La Zona del Canal, territorio norteamericano donde los panameños no podían entrar, representaba la esencia del estilo de vida americano, el sueño inalcanzable. Y las bolsas de papel de los comisariatos, donde se compraban las cosas que no había en ningún otro lado, eran el símbolo de ese sueño.

7 comentarios:

Jaime Capote dijo...

Leer esta entrada me produce cierta envidia y desasosiego. Desde que disparo en digital tengo la sensación de que no TENGO nada. Me falta el negativo.

Manel dijo...

Compartimos magias e ilusiones.

David dijo...

Cierto, leyendo tu post vuelven a entrame ganas de hacer diapo... suerte en Panamá!

xiqi yuwang dijo...

Yo tengo que mandar los rollos a Chengdu,uno de los únicos tres laboratorios profesionales y con certificado Kodak que hay en China a mas 1000 KM de donde estoy, cuando trabajo en wenzhou,y cada vez tengo que rezar para que no se les ocurriese nada,que no pierda esa foto que creo ser la clave del proyecto.

Me gusta mucho como escribes y tus reflexiones sobre las memorias y la familia.

Daniel Casares Román dijo...

Yo aún trabajo con película Velvia.

(lo comercial lo hago en digital, claro está)

Los trabajos personales, para mí, tengo que hacerlos con película y una vieja cámara telemétrica (que funciona a la perfección) para completar la experiencia, desde 1996 proceso yo mismo la película diapositiva por el proceso E-6.

Os invito a todos a que lo hagáis. Es muy muy sencillo y si se tiene especial cuidado con las temperaturas y los tiempos, es realmente difícil que salga mal.

Un saludo a todos los que amamos la fotografía desde antes que existiera el digital!

400 dijo...

Privarse del placer del negativo sería una pena.

A. Anton dijo...

en latinoamérica esas bolsas se llaman cartuchos :) ..

de ahi la frase "esto es mucho para un cartucho" :D